Grabado musical

Grabado musical

Hoy en día, gracias al avance tecnológico de los ordenadores personales y las aplicaciones de notación musical, podemos escribir y publicar la música fácilmente y con una calidad más o menos decente. Soy usuario del nuevo método y disfruto escribiendo la música a máquina muy a menudo. Sin embargo, cuanto más aprendo sobre las partituras, más me doy cuenta de lo maravilloso y admirable que es (fue) el mundo de los artistas de hacer partituras.

Hoy, voy a escribir sobre el "grabado musical". 

[Grabado Musical]

La terminología "grabado musical" proviene principalmente del proceso tradicional para imprimir partituras de alta calidad, un método manual llamado "grabado de metal". Este método tradicional quedó en desuso hace unas dos décadas (G. Henle Verlag continuó hasta 2000) y se reemplazó por el método de notación musical por ordenador. 

La elegancia y la belleza de las partituras escritas por el grabado a mano es un resultado de una técnica elevada y la experiencia adquirida por los maestros después de 10 años de aprendizaje.

 

Vídeo: Music Engraving on Metal Plates (subtítulo en inglés)

Music Engraving on Metal Plates (inglés)

 

[La diferencia en calidad entre el método tradicional y moderno]

Frecuentemente, me quedo mirando las partituras antiguas porque simplemente son tan elegantes y artísticas. Últimamente, iba creciendo mi curiosidad de porqué las partituras tradicionales son tan bonitas y fáciles de leer. Suponiendo que estés de acuerdo conmigo, he hecho una comparación de dos métodos para averiguarlo.

  

La imagen de la izquierda son los primeros dos compases de la "Fantasia Op.59" de Fernando Sor. 

La muestra 1 es de una copia tradicional de grabado a mano publicada en 1908. Hay una errata pero se lee muy bien y estéticamente es muy bonita. 

La 2 ha sido creado por mi utilizando un programa comercial de notación musical (muy conocido) con mi ordenador. Solo he insertado las notas dejando que el programa organice la distribución de la partitura automáticamente. Muchos programas tienen tendencia a generar este tipo de resultado muy espacioso horizontalmente, dando una impresión floja y poco natural. También, las lineas del pentagrama y plicas son demasiado finas que son muy incómodas de leer. Cuando tienes que tocar algo complicado a primera vista, vas a notar la diferencia muchísimo.

La 3 es la misma que la 2, pero he modificado para imitar la estética de la 1, basado en mi teoría de que dar los espacios adecuados hace que la partitura se lea más cómodamente. He movido la nota La del bajo  (en el primer tiempo del primer compás), modifiqué la anchura de los compases para que fueran más estrechos, y cambié las posiciones de los silencios y signos de dinámica (forte y piano). ¿Te parece que está un poco mejor ahora? 

La 4 fue creada por mí utilizando otro programa de ordenador. Estoy bastante satisfecho con esta versión porque se parece bastante a la 1 ¿no? 

 

 

 

Lo siguiente es otro intento. Son los primeros dos compases del segundo movimiento de la "Sonatina" por Moreno Torroba. 

La 1 es la version original (grabado a mano) publicado en 1966, y la 2 y la 3 son mis versiones creadas por dos programas diferentes de notación musical como antes. 

He modificado los espacios y la anchura de los compases la 3. Estoy contento con la 2 aunque la 3 no está tan mal. ¿Qué te parece?

¿Quieres saber qué aplicaciones he usado para crear estos 2 ejemplos? Encontrarás la resupuesta al final de este artículo.

 

[Conclusión]

El secreto del arte del grabado musical consta del buen juicio en la distribución de los espacios y la distinción entre el contraste del color negro y blanco dependiendo del contexto. Además, el conocimiento de la música y el amor a la música del que escribe la partitura se refleja en la calidad de las partituras que son capaces de transmitir la información musical a los músicos con gran eficiencia. 

Las partituras generadas por el ordenador de hoy todavía no puede ofrecer la misma calidad y belleza que las de antes pero si la persona que escribe la música a máquina tiene buena técnica y experiencia para hacer modificaciones manuales, el resultado final puede acercarse mucho al ideal.

Al final, los metales, martillos y ordenadores, todos son herramientas. Puesto que lo más importante siempre se debe al buen juicio y gusto humano.

 


 

  • Fantasia Op.59 de Sor:
  • Sonatina de Torroba:
    • 2: Lilypond
    • 3: Finale 

Comentarios

A mi modo de ver es cuestión de gustos, para eso están las preferencias del programa, que, en el caso de Finale, te permiten modificar absolutamente todos los parámetros. Con respecto a lo que comentas del grosor de las líneas, a mi en particular me gustan más bien finas; me estorba ver los rayotes gruesos por enmedio. Pero, ya digo, en las preferencias del programa uno puede ponérselas como mejor le venga. En cuanto a obras ya editadas, si el empleado de turno que ha de escribir la partitura en la editorial conoce bien el software y sabe lo que se trae entre manos (que hoy en día se ve de todo por ahí), yo prefiero, con mucho, la escritura hecha con ordenador. Ahora bien, aparte del uso profesional, en un momento dado también me gusta admirar los antiguos métodos, claro que sí. Saludos!

Muchas gracias por tu comentario. Es verdad que se puede configurar casi todos los parámetros al gusto de cada uno. Mi punto en este artículo no era exactamente "El Grabado vs El Ordenador" sino para ilustrar la cultura colectiva que ha venido desarrollando para crear una partitura bella y fácil de leer. Un saludo.

Añadir nuevo comentario